Costa Oeste de Estados Unidos. Día 6 Antelope Canyon y Bryce Canyon

Antelope Canyon
Antelope Canyon

Milagrosamente nos despertamos sanos y salvos en ese electrificado agujero inmundo. Nos atrevimos a desayunar y, como no, me pude hacer con mis Cheerios. Me llamó soberanamente la atención un paquete de polvos que los americanos mezclaban con la leche y se les formaba una papilla con desagradable aspecto.

Nuestra primera visita del día fue el Horseshoe Bend (Curva de la Herradura), a las afueras de Page (Arizona). Es recomendable ir a primera hora del día porque tienes que andar unos 15 minutos, subir una duna y caminar sin ninguna sombra posible. Y luego regresar, claro. En Page hace bastante calor, y más en esta época del año. Nosotros fuimos a primera hora y acabé chorreandito. La visión es espectacular: el río forma una enorme hoz alrededor de un trozo circular de tierra de cuyas dimensiones no eres totalmente consciente hasta que observas las barquitas que navegan por el río Colorado. Entonces tus ojos se abren, tu cerebro se agita y el corazón se estremece.

Horshoe Bend

Horshoe Bend

Cuando vimos el reloj nos dimos cuenta que era demasiado pronto para acudir a nuestra cita en Antelope Canyon (Cañón del Antílope). Así que decidimos visitar el Lago Powell con su enorme presa. Unas cuantas fotos más tarde, nos encaminamos a repostar nuestros cuerpos antes de la excursión.

Lago Powel

Lago Powel y presa

Reservamos la excursión con Navajo Tours para visitar el Upper Antelope Canyon en febrero para no tener problemas de ocupación. Los tours de las 11 y las 12 suelen llenarse con facilidad, ya que a esas horas se produce en el cañón un efecto maravilloso: entra la luz que dibuja sombras espectaculares en su interior.

Llegamos una hora antes y pagamos religiosamente la excursión. Desde España simplemente se reserva y es de lo más curioso que una india navajo te cobre la excursión a través de un App-datáfono del iPhone. Me sentí como Paco Martínez Soria a la llegada a la capital O_o. Después de eso, intentas buscar un sitio de sombra mientras esperas al jeep que te llevará a la entrada del cañón. Cual es nuestra sorpresa que empiezan a pasar lista para colocar a las personas en cada coche. No sé si fue por reservar pronto, o porque nos sonrió la suerte, pero nos tocó subirnos en el primer jeep. ¡Llegamos los primeros de nuestro horario! Para hacer fotos es mucho mejor porque no veáis lo que se llena el cañón. A pesar de que estaban allí los del tour fotográfico (más caro y se te permite llevar trípode), se agradeció ser el primer grupo en inspeccionar el Antelope, porque calculo que quedarían otras 100 personas por entrar.

Arena mezclada con luz,

Arena mezclada con luz, Antelope Canyon

La guía nos contó toda la historia sobre el Cañón y nos fue explicando las extrañas formaciones que simulaban figuras de arena. Entre ellas un enorme corazón en el techo, el perfil de Batman y el de Lincoln. Con un poco de imaginación lo ves claramente.

Interior del Antelope Canyon

Interior del Antelope Canyon

Aunque todo el cañón en sí es un espectáculo. La luz vertical que entra por el techo hace que la arena adquiera diferentes colores en sus onduladas paredes. ¡Un lugar mágico que no os podéis perder!

Interior del Antelope Canyon

Interior del Antelope Canyon

Después del tortuoso camino de vuelta en jeep, que es más parecido a una atracción de feria que a un transporte (agarraos bien o saldréis volando), paramos en el restaurante Stromboli Pizza de Page para reponer fuerzas antes de dirigirnos al Bryce Canyon pasando por el peculiar pueblo de Kanab, donde se rodaron muchas películas del Oeste y hoy en día sigue consevando su identidad.

En el Bryce Canyon hicimos una ruta en coche parando en casi todos los miradores, desde el último al primero, ya que abajo queríamos hacer un trekking por el fondo del cañón. Cuando de repente aparecieron ellos: una horda de perrillos de las praderas a nuestra derecha, en una inmesidad de campo. Estos animalillos son muy graciosos, no paran de comer y ¡de emitir unos sonidos que parecen carcajadas!

Durante nuestra ruta motorizada también divisamos una familia de ciervos y unos antílopes. Entre tanta parada, nos dimos cuenta que era un poco precipitado hacer nuestra excursión por el fondo del cañón. Teniendo en cuenta lo pronto que cerraban los restaurantes en Page, no quisimos arriesgar con Tropic. Y eso decidimos hacer.

Bryce Canyon

Bryce Canyon

Y bien que hicimos. El horario de restaurantes de Tropic es semejante al de Page. Nuestro hotel era un coqueto y tranquilo “resort” formado por cabañas de madera en medio de un paraje natural lleno de árboles y vegetación varia. Al hacer el chek-in, me llamó la atención una foto de un hombre con un mensaje que decía algo parecido a: “Tu mujer tiene que: ser tu confidente, hacer la comida y las labores de la casa, ser buena en la cama y que no se enteren a las demás”. ¿Cómolllll? ¿Estabamos ante un primo de Franco que era alabado en Utah? Pues no queridas amigas y amigos, era una especie de “hombre modelo” para los mormones (principal religión en Utah).

Los mormones en general se han alejado de la poligamia, pero al parecer los más radicales siguen practicándola y me imagino que ese es el caso del “el hombre modelo” que sugería “que no se enterasen las demás”. La guía Lonely Planet me había resuelto las dudas.

Por ese mormonismo ilustrado establecido en el estado (vaya pareado!), debéis saber que no se permite conducir después de haber ingerido alcohol. La tasa es de 0.0. Así que si queréis hacerlo, esperaos a dejar el coche aparcado en vuestro hotel y disfrutad de una deliciosa cena y una cerveza bien fría en una acogedora terraza del pueblo.

Fotos: Nikon D80 y iPhone 5 by Araceli Rodríguez ©

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *