¿Qué te espera al otro lado del charco? Costa Este de USA

Manhattan y el Puente de Brooklyn

Muchos habitantes de la Europa más clásica tienen un poco de reticencia a cruzar el charco, por si la excesa modernidad les abruma. Los amantes del arte clásico de la vieja Europa no se siente atraídos por la vanguardista arquitectura de los Estados Unidos. Me gustaría que a través de este post y estas imágenes cambiasen de idea. Estados Unidos tiene mucho que ver y que apreciar. Mis inexpertas andanzas en el país comenzaron en su Costa Este de Estados Unidos, utilizando como medio del transporte el tren (Amtrak). Diez días espectaculares paseando por las calles de Nueva York, Lancaster, Filadelfia, Washington y Boston. Un viaje muy completo y que superó con creces mis expectativas.

Chinatown

Chinatown

Nueva York es una ciudad que puedes ver en 5 días, un mes, o toda la vida. Tiene infinidad de posibilidades en lo que al ocio se refiere: museos, teatros, espectáculos callejeros, parques, pistas deportivas, tiendas… Si eres de los que te gustan los musicales y quieres disfrutar de los mejores del mundo, puedes adquirir un ticket más barato en Tkts, en pleno Times Square. La Gran Manzana tiene una sustanciosa oferta de museos: el Metropolitan, el Moma, el Gugenheim, el Madame Tussauds… Muchos de ellos y más inlcuidos en la New York Pass, una tarjeta muy útil para poder disfrutar de la ciudad sin gastarte mucho.

Nueva York

Times Square

Nueva York también es un lugar para los amantes del deporte. Ellos tienen una visita obligada al Madison Square Garden, donde se realizan también diversidad de espectáculos como conciertos, graduaciones… Para los de la música rock tienen en el CBGB un recuerdo imborrable del lugar del nacimiento del punk allá por el año 77. Un local retirado de la vida musical y que hoy en día es una tienda de ropa que conserva sus paredes originales llenas de graffitis y carteles.

La ciudad es un puro espectáculo en sí. Cada mañana se despierta su espíritu de vodevil y comienza la función. Millones de personas, miles de taxis, cientos de luces. Es una ciudad donde el show siempre continúa. Nueva York es una metrópli que nació para triunfar y mostrarlo al mundo en medio de un halo de luces estridentes. La capital te permite convertirte en ficticio protagonista de Érase una vez en América mientras paseas junto al puente de Brooklyn. Disfrutar de unos spaghettis con albóndigas en Little Italy te hace trasladarte a cualquier película de mafias de la que me declaro fan. Presenciar una misa gospel en Harlem te rememora a Sister Act, con la inolvidable Whoopi Goldberg. Si eres uno de los fans de The Warriors no puedes dejar de darte una vuelta en la noria y disfrutar del atardecer en Coney Island.

Coney Island

Coney Island

El pulmón de la ciudad, Central Park, es una gran mancha verde que puedes ver a la perfección desde el último piso del edificio Top of the Rock. Otro lugar para disfrutar de las alturas de la ciudad es el Empire State e imaginar a King Kong junto a ti. De visita obligada es la mítica Estatua de la Libertad a la que admiras desde la lejanía del Battery Park, hasta que te adentras las aguas sobre las que flota Ellis Island para ver que el pie que la sujeta es una gran estrella, ¿lo sabías?

Estatua de la Libertad

Estatua de la Libertad

Podría estar escribiendo sobre esta ciudad eternamente porque es un lugar donde el aburrimiento no existe. Me gustaría recalcar la amabilidad y cercanía de la gente americana. De lo mejorcito que me he encontrado en los viajes que he realizado. Son muy extrovertidos y encantadores.

En Nueva York me subí a un tren hacia Filadelfia. La ciudad en la que se gestó la independencia americana es una oda al orgullo demócrata. En ella puedes admirar la Liberty Bell, el gran símbolo histórico de tan importante momento. Es una ciudad pequeña a comparación de la Gran Manzana pero llena de encanto. El rascacielos Cira Center contrasta con el resto de la composición de la ciudad. Si eres un amante del cine puedes admirar las famosas escaleras de Rocky. Si pasas por esta ciudad no te olvides de degustar el famoso Phili Steak, un delicioso bocadillo de carne con queso.

Filadelfia

Filadelfia

De Filadelfia me trasladé al condado de Lancaster para poder ver a una comunidad que llamaba mi interés de sobremanera: los Amish. Durante la excursión un guía nos contó su historia, nos habló de sus costumbres, en definitiva: nos ayudó a comprender su peculiar carácter. Pudimos relacionarnos con algunos de ellos, observar de cerca sus granjas y disfrutar de un batido y un pretzel totalmente natural y casero.

Amish

Amish en Lancaster

La siguiente parada fue Washington, una urbe que destaca por la amplitud y albor de sus calles. En ella pudimos visitar el Museo del Espionaje, totalmente recomendable. Así como el Capitolio con su gran parque en el que te puedes encontrar el famoso Obelisco y el impresionante monumento a Lincoln. Una parada obligada es el magnífico cementerio de Arlington con sus millones de tumbas blancas, entre las que se encuentra la de JFK y su familia. Un paseo por el pintoresco barrio de Georgetown y bajar las escaleras de la película El Exorcista sería un buen colofón final.

Washington

Cementerio de Arlington

La última gran visita fue la ciudad de Boston, que me sorpendió positivamente. Es una lugar que recuerda sus orígenes irlandeses. Sus bellas y cuidadas fachadas adornan un paraje natural en medio del gran asfalto. Uno de sus reclamos es la Universidad de Harvard, una de las más prestigiosas del mundo. Es una ciudad muy viva y espaciosa, que invita a pasar todo el tiempo del mundo en sus parques con sus miles de ardillas o disfrutando de una puesta de sol viendo a los barcos navegar en su inmensa bahía. Otra curiosidad: en el corazón de la urbe se encuentra el bar de la serie Cheers.

boston_32

Desde ahí puedes subirte a un ferry y visitar Cape Cod, una localidad de verano de donde salen excursiones en barco para ver ballenas. Es una experiencia maravillosa, que jamás se olvida. Impresiona desde el primer momento que ves asomar la primera aleta, hasta observar con serenidad el último chorro que sale de su cabeza. De regreso a la localidad puedes probar la exquisita langosta mientras esperas el barco de vuelta a Boston.

Cape Cod

Cape Cod

Estados Unidos y sus gentes han calado en el fondo de mi alma. Tanto, que este año repito pero al otro lado del país. Toca Oeste. Os mantendré informados durante mi travesía, ¿quién se apunta?

Fotos: Nikon D80 by Araceli Rodríguez ©

Puntuación

7 Gastronomía

10 Transporte

10 Posibilidades de ocio

10 Relaciones sociales

9 Facilidad

10 Paisajes

Nota media del viaje

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *