El tamaño sí importa

Mini bolso
Mini bolso

El del bolso por lo menos. O eso es lo que nos viene a decir la hiperforrada Sandra Choi, directora creativa de Jimmy Choo. Queridas lectoras, si tenéis bolsos más grandes que un smartphone ya los estáis tirando. Al parecer ya no se llevan, sería un sacrilegio que sacases a pasear un bolso grande en los tiempo que corren. Ahora lo que mola son los microscópicos bolsos, que un miope tendrá que pegarse tanto a él para verlo, que pensarás que te están robando.

sandra choi

Mini Sandra Choi

Sandra Choi es una entendida en la materia y por ello has de hacerle caso. Ella se ha ganado su puesto en una lucha encarnecida con otros candidatos. Ha tenido que exponer sus mejores cualidades ante el tribunal despiadado de selección de personal de Jimmy Choo para conseguir el puesto de directora creativa. Ha sudado al exponer todas sus cualidades ante los más despiadados selectores. Y nada ha tenido que ver que sea sobrina de la mujer del señor Choo. Así que hacedle caso que la chavala ha estudiado.

A la mujer de Hong Kong le gustan los bolsos del tamaño de un rollito de primavera más o menos. Como todo en esta vida, lo bueno si breve, dos veces bueno. Y si no te caben ni siquiera las llaves de casa, contrata a un guardaespaldas que estará encantado de llevarte todo lo necesario para el día a día.

kim kardashian

Kim Kardashian, la sencillez personificada

Aunque esta mujer no es tan ostentosa, a ella le gusta valerse por sí misma. Tanto es así que le gusta llevar sus cosas en su minibolso, como si de Frodo se tratase. Ella misma afirma que “Puedes meter todo lo que necesitas en ellos. En mi caso es únicamente un bálsamo labial, un corrector y mi teléfono. Hago todo a través de él, incluso pagar la compra del supermercado. Por eso ni siquiera necesito que me quepa un monedero”, manifestaba al diario The Telegraph.

Vamos a analizar estas suculentas y reveladoras declaraciones. A través de las mismas podemos adivinar ciertos aspectos de la vida de la jefaza de ideas de Jimmy Choo. La mujer no tiene casa, o bien vive en un lujoso edificio de apartamentos de Park Avenue lleno de cámaras donde un portero se encarga de guardarte las llaves después de firmar una clausula de confidencialidad. Nos quedarmos con lo segundo, motivo por el cual tú habitante de edificio de protección oficial de extrarradio tienes un problema. Tienes que añadir las llaves al miniespacio vital fashionista.

Por otra parte, a través de sus palabras podemos decir que la mujer utiliza el transporte público porque no tiene un vehículo propio. Eso o que es asidua al mundo del taxi o de chóferes particulares. ¿Lo último no? Bien, ahora tú utilitaria del Metro de Madrid estás dando palmas. Eso no será un problema para ti porque ahora el abono de transportes es chiquitito. Y las demás, ¿cómo osáis permitiros el lujo de tener un vehículo propio con los tiempos que corren? Vendédlo y dadle de comer a los taxistas si queréis lucir un microbolso en vuestro look.

El bálsamo labial y el corrector sabemos que son fundamentales en el día a día. Te pueden arrestar si no llevas uno y lo sabes. Normalmente cuando te para la policía te dice: bálsamo labial y corrector por favor. Tú lo sacas y él comprueba detenidamente la marca, el sabor y que esté todo en regla y en perfecto estado. Así que estos dos elementos no los puedes obviar en tu bolso por riesgo a ser multadas en cualquier momento del día. Hay que guardar un espacio en el microbolso para ello sí o sí.

Bien. Otro espacio está claro que es para el teléfono. ¿Quién puede vivir hoy en día sin su smartphone? Ya hemos visto en las noticias los problemas que acarrea no ver el móvil cada cinco minutos. Desde histeria a varicela, no merece la pena arriesgarse. Así que pa dentro. Eso sí, espero que no tengas una phablet de esas horribles porque olvídate. Ya el nuevo Samsung irá justito.

Por las sabias palabras de la gurú de la moda sobre hacer la compra en el supermercado con el teléfono podemos realizar otros nuevos supuestos. Los supermercados que rondan Park Avenue tienen que ser marcianos o Sandra Choi no ha hecho la compra en su vida y se está tirando el pisto. No me queda claro con cual de los supuestos quedarme porque los dos me parecen válidos. Eso sí, a ti no llevar monedero ni tarjetas te va a acarrear unos cuántos dolores de cabeza. Se nota que esta mujer no compra en el Día. Y tú fashionista de barrio sí. Cómo vas a poder pagar con el móvil cuando no puedes pagar con tarjeta si la compra no supera los 12 euros.

Un punto a favor de la asiática es que entendemos que no tiene ningún tipo de vicio que ocupe espacio en su bolso. No lleva ni petaca de whisky o un paquete de tabaco. Así que no bebe ni fuma. Eso o que gorronea todo el rato. Os dejo en la mano elegir cómo la vais a definir.

Sandra Choi está hecha de otra pasta, podríamos calificarla de semidios. Ella no enferma, así que no necesita llevar pañuelos de papel. Y a los bares que va, tampoco se acaba el papel jamás. A ella no le duele la cabeza, así que no necesita llevar hibuprofenos. Y cuando tiene la menstruación, un ejército de tampones la siguen donde quiera que va, tan sólo tiene que silbar y como Flautista de Hamelín, tiene a sus secuaces de algodón para cuando los necesite.

Creo que os estoy complicando el llevar el complemento de moda… Al final vais a tener que contratar al guardaespaldas, y en el extrarradio no abundan ese tipo de profesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *