Marquesinas antimendigos en el Ensache de Vallecas

ana botella parada
Parad-a Ana Botella

Otra vez más soy expectadora atónita de la perfecta gestión del ayuntamiento de Madrid. Muchas veces nos preguntamos dónde van nuestros impuestos y, cuando vemos algunos ejemplos, deseamos no haberlo sabido.

Desde hace unos cinco años resido en el Ensache de Vallecas, la zona nueva de uno de los barrios más conocidos de Madrid. Nueva por el tiempo de construcción, pero no por su estado. Los edificios que decoran sus majestuosas avenidas se ven jóvenes y modernos, pero los parques que los rodean están abandonados a las inclemencias meteorológicas. Más que parques parecen descampados donde unos pocos niños juegan entre malas hierbas y kilos de arena. Son parques tristes, desolados, donde sus jóvenes árboles no son capaces de tapar las vergüenzas del más absoluto abandono por parte de las autoridades de esta, nuestra comunidad.

El imponente proyecto del Parque de la Gavia, se ha quedado en eso, proyecto. Está claro que es un parque enorme, que se tardará años en poblar de vegetación varia y árboles. Pero dudo que crezca nada entre tanta sequedad. Cuando miro al horizonte, a través de las verjas oxidadas de obra, me puedo llegar a imaginar que pueda aparecer cabalgando El Llanero Solitario.

valla ensanche
¿Estas son las puertas del Paraíso? Entrada al Parque de La Gavia

Que sí, que es muy grande. ¿Pero qué pasa con los parques pequeños donde juegan los niños? Con lo seguro que parecen la mayoría en los barrios nobles de la capital, que nos hace pensar entre los hierros a los que sobrevivimos los de los ochenta al jugar, aquí se recrea sin dudas.

mesa ajedrez
Mesa de ajedrez del PAU, más conocida como “La ruleta rusa del tétanos”

No os creáis que está todo abandonado. Hace un año más o menos, terminaron la construcción de esta maravillosa carretera que adjunto más abajo. Éste es un fastuoso camino a… ¿ninguna parte?. Este puente en forma de pista de despegue enlaza el Ensanche de Vallecas con los Berrocales, barrio sin construir madrileño. Por supuesto, está cerrada todavía. Esto sí, si los vallecanos queremos irnos a la playa mediante la A3 (carretera adyacente al barrio), tenemos que dar toda la vuelta porque los señores ingenieros no previeron que tendrían que atravesar una empresa de camiones para enlazar el PAU con la autopista. En la rotonda, la salida está vallada para no caer al vacío. A lo mejor sí lo previeron, pero expropiar a IVECO no es lo mismo que a un señor con un huerto.

calle ensanche
Autopista a ninguna parte

Pero hace unos días parecen haber cambiado las cosas. No, no estoy hablando de que haya dejado de oler a ese aroma indescriptible y contaminante producido por los gases provenientes de la planta de basura de Valdemíngómez. No, eso sigue igual de nauseabundo que siempre. También estamos al desamparo de las inclemencias meteorológicas, cuando el dios Eolo sopla en dirección al Ensanche, cierra las ventanas.

Mucha ley antitabaco para que los no fumadores no tengan que respirar el contaminante humo de tabaco, pero si los bares tienen las puertas abiertas y entra ese aire pestilente, se perjudican igual, o más…

A lo que iba. Algo ha cambiado. Algunas de las fuentes del barrio se han puesto en funcionamiento. Sus chorros fluyen y por las noches están iluminadas. Detalle importante porque una fuente sin agua no sé qué es, pero fuente está claro que no. Hay grúas que vuelven a funcionar y los trabajadores del ayuntamiento o comunidad, me da igual, han hecho una visita al barrio. ¿Para mejorar los parques? ¡Qué va! Para cambiar las paradas de autobús y dejarlas en modo antimendigos.

parada antimendigos
Futura parada de autobús antimendigos

Las marquesinas que impiden al ser humano tumbarse en las mismas han sido polémicas desde el minuto uno. Pero si además tienes en cuenta que en este barrio no he visto a ningún sin techo en sus calles, mucho más. A lo mejor es que al lumbreras que se le ocurrió cambiar estas paradas en el Ensanche debió pensar… A ver si las ponemos en todo Madrid y en el Ensanche no, y todas las personas sin hogar se van como sputniss a dormir en las paradas del Pau de Vallecas. ¡Qué poca vergüenza!

No sé cuantos años tendrán estas paradas de autobús, pero seguro que no más de diez. Y estaban en perfecto estado. No entiendo por qué invertimos dinero en cambiar algo que estaba nuevo. Y encima ¿para qué? Aunque el Ensanche estuviese lleno de mendigos, ¿no sería mejor invertir el dinero en darles un hogar y un futuro a estas personas para evitar que tengan que dormir en la calle?

Pero al parecer, según he podido leer, estas paradas no costarán ni un euro al ayuntamiento, citando a fuentes propias dentro del mismo. Así que teniendo en cuenta las verdades que nos cuentan siempre ese gremio político, me tomo la libertad de dudar de sus palabras. Y aunque fueran ciertas, ¿no habría otro tipo de inversión que mejorase el barrio en vez de sustituir algo que ya estaba nuevo per se? Todos los cientos de miles de asesores que tienen estos politicos de hoy en día podrían darle un poco más al coco para solucionar los problemas reales existentes en cada ciudad.

Ana Botella se está cubriendo de gloria en su mandato y todavía tiene los santos ovarios de decir que ha decidido no presentarse a la reelección ¿Perdona bonita, quién te ha elegido a ti? ¿Cuándo te has presentado tú a unas elecciones para que nadie te elija? Lo único que ha hecho esta señora es hacer sentir vergüenza nacional desde su cup of café con leche mezclado con sus histriónicas interpretaciones de un guión escrito.

Creo que el barrio tiene otras necesidades que no se están atendiendo y mientras invierten nuestro dinero como si fuera suyo. ¿No deberíamos tener derecho a decidir en qué se lo gastan? Al fin y al cabo es de todos. Aunque claro, en ellos han puesto su confianza un montón de votantes para que usen su dinero de semejante manera. Espero que la próxima vez recapacitéis en todas sus magníficas hazañas a lo largo de su mandato antes de volver a introducir el voto en la urna.

Pero a pesar de todo, adoro mi barrio. Sus increíbles bares donde tomarte cañas bien tiradas, su tranquilidad para dormir tranquilo por la noche y disfrutar del día y, sobre todo su gente.

Porque somos nosotros los que formamos y hacemos de él, el mejor barrio de Madrid, no vosotros, dirigentes.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *