Me he quedado de cera

Así será la nueva expresión para recalcar que algo nos ha horrorizado, asustado o asombrado negativamente. A esta conclusión he llegado al ver a la copia de la recién estrenada Princesa de Asturias, Leonor de Borbón. El Museo de Cera de Madrid le ha otorgado este regalo a la Casa Real en su particular Circo de los Horrores abierto al público en frente de la Plaza de Colón. Los artistas de este Museo, que dan a conocer su republicanismo acérrimo, ha logrado monstruizar a los nuevos Reyes de España y a su primogénita, la Princesa Leonor.

leonor de cera

MostruLeonor y modo Princesa

Para quienes no conozcan a esta peculiar familia, con ciertos problemillas internos con la justicia y gusto por los lupanares de alto standing y caza de animales con trompa, pueden hacerse una imagen equivocada de los mismos. Leonor es borbona sí, pero jamás le ha dado ningún ictus cerebral que deformase su rostro. La niña es muy mona y proporcionada, a pesar de que su figura de cera parece haber sufrido un corrimiento de tierra.

A su corta edad dudo bastante que le guste la fiesta como a su primo Froilán, por lo que me parece improbable que pueda haber tomado aditivos especiales en algún garito que haya hecho que su mandíbula tuviese vida propia, como muestra su imagen del Museo de Cera.

La muchacha tampoco sufre estrabismo, sus ojos son menos radioctivamente azules pero alineados. Quizás sea la perspectiva de la foto, vamos a darle un voto de confianza.

El republicanismo de sus artistas se respira en cada espatulazo que dieron sobre la cera para crear a la ex infantita. Si querían expresar que la pequeña es igual de cabezona que su madre, no hacía falta hacerlo gráficamente. La cabeza de la figura de Leonor tiene el mismo tamaño que el de la Reina Letizia, a pesar de tener 8 años ¿coincidencia o fruto de la perspectiva? ¡Ay, rogelios que se os ve el plumero!

Que yo sepa, la niña no es hija de Fernando Alonso, así que no entiendo la razón de que su cuello tenga el mismo ancho que su cintura. Por no tener igual, la pequeña no luce ni el mismo color del vestido que el día de la proclamación de su papá como Rey. El semejante evento que viví dándome un buen viaje, Leonorcita de todos los Santos llevaba un vestido rosa y la figura lo lleva plata.

familia real cera

La familia Monster a la española

Yo creo que podrían donar esta figura a la ciencia, para que busquen las exactitudes entre la copia y la real. Aún mejor, podrían vender su patente a las muñecas de moda Monster High. Yo la estoy visualizando entre Draculaura y Spectra, la nueva LeoTerror, la más borbónica de todas las muñecas.

El el magazine real, la revista Hola, no se mojan sobre si les gusta o no la reproducción de su nueva miembra en el Museo. Dicen que “Al margen de que el parecido sea más o menos fiel a la realidad“. ¿Cómo que al margen? ¿Qué es más importante que eso?

A lo mejor los artistas del Museo de Cera no son Republicanos, son simplemente los segundos en su saga y han intentado amargar a la primogénita y por consiguiente heredera del trono de España. Hoy en el hogar Borbón-Ortiz hay una niña feliz, muy feliz y está claro que no es Leonor. Las risas que se ha tenido que echar la Infanta Sofía al ver el “cuadro” de su familia no han tenido que ser pocas. Si bien, va a poder disfrutar de todo el dinerito fresco que entra a su casa, así como educación y ocio privilegiados, no tiene la presión de ser la futura Reina de España. Aunque ella seguro que quería. A partir de hoy, ha dado gracias de no tener nada que ver en la línea primera de sucesión. Pero pequeña rubiales, no te alegres tan pronto, que los artistas prometen hacerte la tuya cuando crezcas, para evitar tener que renovar tu figura cada poco tiempo. Aunque esto tampoco lo entiendo porque a pesar de llevarse casi dos años, las niñas son del mismo tamaño. Ya decía yo que estos tienen ojo del mal cubero.

Igual que hay una niña feliz, hay otra inexpresiva. Diría que está infeliz, pero su rostro no le permite expresarlo a causa del exceso de bótox. Y esa es la Reina de Valdebernardo que después de haberse inyectado todo su real presupuesto, luce terroríficamente imperfecta. Y es que es muy difícil hacer una copia de una figura de cera viviente. Podrían haberla puesto a ella directamente en el museo.

letizia de cera

La de verdad es la que parece más joven

Pequeña Leonor, dulce niña. Sé que todo esto te ha hecho daño y por ello me disculpo. Ay bendita! Tú que estás estudiando chino mandarín para poder pedir con propiedad el pan caliente, no eres digna de tu figura de cera. Sé que el más tierno de tus interiores estarás deseando que esta copia de tu persona tenga una mecha en la cabeza para poder encenderla y no apagarla hasta después de Semana Santa. Nosotros también.

A ti, tierno angelito de rostro benevolente, entenderás todo este arte cuando seas mayor y estudies a Picasso. Ahí radica la esencia del Museo de Cera de Madrid. Su cercanía con el alma del malagueño puede tener cierta influencia a la hora de realizar sus figuras que parecen basarse en la ley del seis y el cuatro, la cara de tu retrato. Que no se diga que no promocionan a uno de nuestros pintores más internacionales. Sin él, nada de esto hubiera sido posible. Ya sabes a quién pedir cuentas.

nadal

Rafa Nadal hecho con la culivada técnica del seis y el cuatro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *