¿Nombres de estrella o estrellados?

romeo beckham
Romeo Beckham

¿Estás a punto de ser mamá y no tienes nombre para tu pequeño? En este dilema se han visto muchas parejas del mundo cuya indecisión puede durar hasta ver la cara de su bebé. Y claro, el nombre que le des a tu hijo no es algo baladí, es un hecho tan importante que llevará consigo toda su vida (o hasta que decida cambiárselo).

El nombre de tu bebé será algo que le defina y qué puede dar demasiada personalidad. A mí, personalmente me gustan los nombres corrientes, aunque está claro que los personajes que marcaron la historia tenían nombres sonoros y diferentes. He ahí el hecho que los personajes del cine y la farándula en general se cambian el nombre para ser únicos e inigualables.

Desde Greta Lovisa Gustafsson (Greta Garbo), pasando por María Antonia Abad (Sara Montiel) hasta la mismísima Bárbara Rey, que con su nombre María García García tenía casi imposible enamorar a un personaje de altura como fue Ángel Cristo y abrirse camino en ese gran mundo de la revista.

Por ello, querida mamá, has de tener claro las expectativas para tu bebé. Está claro que lo más fácil es que acabe siendo profesora, ingeniero, dependiente o fontanera, pero si llevas una estrella dentro y quieres acabar con tu frustación infantil, ponle un nombre cañero a tu bebé para que triunfe como los grandes.

Está claro que si eres actor/actriz tienes muchas más posibilidades de que tu hijo siga tus pasos o que, por lo menos, se haga famoso. Por ello, ya desde pequeñitos buscan ese nombre llamativo, más propio de una película Disney que de este planeta que machacamos llamado Tierra. Pero quizás para ti, mamá con originalidad por castigo, quieras saber cómo se llaman los bebés de los famosos para barajar entre ellos tus posibilidades.

Victoria y David Beckham tienen 4, y cada uno con más carisma: el mayor Brooklyn, adivinad en qué ciudad fue concebido. Romeo, por el personaje de Shakespeare y que ahora se muere por la moda. Cruz (que no Mari), por haber nacido en España. Y la pequeña Harper Seven, cuyo nombre estaría compuesto por la autora preferia de Victoria (y no por la revista, sí claaaaaro) y el siete que simboliza la perfección (no por el número que llevaba su padre en la camiseta (claro, claro). Así que basándoos en las reglas de los Beckham podríais llamar a vuestros hijos: Peñaranda de Bracamonte, Otelo, Table y Telva Cinco.

Harper Seven Beckham
Harper Seven Beckham

Halle Berry y Gabriel Aubry: la primogénita de la actriz tiene el honor de llamarse Nahla Ariela que significaría Bebida de Agua León de Dios, pero todos sabemos que Nala es la leona de El Rey León y Ariel, La Sirenita. Así que podéis elegid para vuestro bebé algo así como Quasimodo de Pooh.

Mariah Carey y Nick Cannon: tienen a los mellizos Monroe y Moroccan. A ver cómo explicamos esto. La niña es Monroe, por Marilyn. Y el niño es Moroccan, no porque sea marroquí, sino porque así se llamaba la habitación donde Cannon le pidió matrimonio a la cantante. Da igual que sea un gentilicio, si la habitación se hubiese llamado mierda pura, así se llamaría su hijo. Les propongo que al siguiente hijo le pongan Nikon, así sería Nikon Cannon.

Mariah Carey con sus hijos
Mariah Carey con sus hijos

Hablando de combinaciones graciosas, la mención especial del Club de la Comedia, se la llevan Kim Kardashian y Kanye West. La pareja han tenido una hija y le han puesto de nombre North (Norte). ¿Y cómo se apellida el padre? West (Oeste). Ahí lo tenéis: la pequeña Noroeste. (North West)

North West
North West

Gwyneth Paltrow y Chris Martin fueron de los que se esperaron a ver la cara de su bebé para ponerle el nombre. Salió una niña gordita y dulce, como una manzana. Así que los reyes de la originalidad le pusieron Apple. Eso sí, se podría hacer lesbiana y casarse con la hija de Courteney Cox y David Arquette que se llama Coco. Podrían adoptar a una maravillosa Piña.

Pero si lo tuyo son los contrastes haz como Pete Wentz y Ahley Simpson, fans de lo chungo y de El libro de la Selva. Y el resultado será Bronx Mowgli. Eso sí, luego no te extrañes si quiere vivir en un árbol en el barrio.

Nicole Kidman y Keith Urban: ella más suave que una pluma, y él no es músico de heavy metal sino de country. Así que el resultado es Sunday Rose (rosa de domingo) y Faith Margaret (Fé Margarita). Hubiese molado más Mary Faith, ¿o no?

El segundo hijo de Madonna tiene un nombre que podría marcarle de por vida. El pobre álma de cántaro se llama Rocco que, teniendo una madre como esa, quién sabrá de donde viene. Cuando se eche novia que coja aire antes de empezar.

Rocco Ritchie
Rocco Ritchie

Si hay alguien que es el friki entre los frikis, es nuestro amigo, el gran actor caratriste Nicholas Cage, que se le ha ocurrido poner a su hijo el nombre de Kal-el, el nombre kriptoniano de Superman. Y ni con esas ha conseguido que le diesen el papel protagonista. Kal-el-Cage, encima cuesta decirlo.

Claudia Schiffer, esa mujer que tiene claro que un Opel no se estropeará jamás, ha decidido ponerle a su hijo Casper. Sí, queridos amigos perspicaces, como el mismísmo fantasma. Ya os imaginaréis las coñas en el cole. Eres más fantasma que Casper, en fin. Amarga infancia debe estar viviendo el chaval.

Pero si hay una pareja que me cae simpática son Gwen Stefani y Gavin Rossdale. Y los nombres de sus hijos no podían tener más personalidad. Lejos de lo rocambolesco que parezcan, suenan bien. Kingston (capital de Jamaica) Mcgregor James es el mayor y el que me ha enamorado es Zuma Nesta Rocks! Y tanto que mola! Zuma sería la playa donde su padre se inspiraría, Nesta es el nombre de nacimiento de Bob Marley y Rocks sobra explicación. El recién nacido Apollo ha perdido la garra de sus hermanos mayores, pero lo arregla su tercer nombre Bowie (por David Bowie).

Apollo Rossdale
Apollo Rossdale

No sé si a ti, tierna mamá prefieres un nombre más corto. Por ello desde aquí te propongo Suri (princesa), hija de Katie Holmes y Tom Cruise.

En esta línea de famoseo los que me decepcionaron fueron Pilar Rubio y Sergio Ramos. Yo me esperaba que le pusieran a su hijo Axel Manzanita o Jon Bon de Triana. Pero no, siguieron con la clásica tradición de ponerle el nombre del papá.

Y así podríamos continuar en un recital infito de ejemplos para ti dubitativa madre en el mundo de la nomenclatura. Si no te han convencido las propuestas famosas, siempre puedes tirar de la Biblia, que últimamente están de moda. O sino, vuélvete más clásica todavía y llama a tu retoño con el nombre del día en el que nace.

Aunque si quieres pasar de complicaciones, llámale hijo, cariño, o si quieres ser tope hortera: haz alguna combinación entre tu nombre y el de tu pareja. Y así cuando sea mayor podrá poner su nombre a un bar o a un camión.

¿Clásico o excéntrico? Tú decides querida mamá. 🙂

 

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *