¡Vaya fauna!… la de Telecinco

fauna
Estos animales sí que no saben hacer nada

Hoy no estoy aquí para recomendaros alguna magnífica serie como las que podéis encontrar en el blog. Me he puesto a escribir porque se me ha nublado el sentido y mi alma ha entrado en llamas. Asqueada me hallo después de enterarme, gracias a un vídeo de denuncia de Frank Cuesta, de la emsión de un “programa” (si es que se le puede llamar así) en la cadena amiga llamado Vaya fauna. Se supone que es un espectáculo en el que las personas que “entrenan” animales van a montar su show para hacer gracia a un respetable que no merece ningún respeto.

Acabo de averiguar la existencia de esta basura hecha imagen gracias a Frank Cuesta, más conocido por el programa de Frank de la Jungla. A pesar de no ser una super fan de su programa, he de reconocer lo bien que se expresa y las grandes verdades que dice cada vez que abre la boca. Directo, sin pelos en la lengua y sobre todo con pruebas. Frank es un tipo valiente  que lleva muchos años luchando contra el abuso animal, tristemente común en cualquier parte del mundo. Y por ello lo han castigado. Su mujer sigue injustamente en la cárcel y él continúa en la lucha de su liberación. ¡Ánimo Frank!

No dejéis de pinchar en el vídeo de Frank dedicado a Christian Gálvez, presentador del programa Vaya Fauna. En él adjunta vídeos de cómo los “entrenadores” consiguen que los animales salvajes se vuelvan dóciles y mansos como un gato.

MENSAJE PARA CHRISTIAN GALVEZ

Posted by Frank Cuesta on Viernes, 3 de julio de 2015

 

Ya de entrada el nombre no es nada agradecido porque cuando soltamos un Vaya fauna nos referimos a un grupo de personas que no son de nuestro gusto, una especie de “animalizar” al ser humano en su modo más despectivo. Pero visto lo visto, la fauna sois todos vosotros, los que hacéis, montáis y aplaudís ese circo. Aunque qué se va a esperar de un país donde las corridas de toros son deporte nacional.

El nombre de Vaya Fauna tampoco esté tan mal si se refiere a las personas que montán este lamentable espéctaculo televisivo.

Luego os extrañáis que mucha gente (entre los que me incluyo) no vea la televisión. ¿Qué queréis cuando sólo hacéis basura? Pero esto ya roza la ilegalidad y está cargado de mal gusto. Convertir a los animales en vuestros payasos y conseguirlo a base de tortura y otras tantas cosas no tiene nombre.

No tenéis alma, no tenéis vergüenza, sólo os importa el dinero y os da igual a quién pisar y maltratar para conseguirlo.

Deleznable es el momento en el que un individuo sale al plató con un oso enorme que acaba dando palmas y ¡hasta tocando la trompeta! Creo que no olvidaré la tristeza en los ojos de ese oso. No penséis que estoy exagerando o que estoy construyendo poesía barata. Ese oso tiene una cara de sufrimiento y de aturdimiento que no es normal. ¿Cómo alguien en su sano juico puede pensar que han educado a ese oso a base de cacahuetes? Amigos y amigas con un cociente intelectual en la media, ¿cómo se os puede engañar tan fácil?

oso
Como os decía… triste

Los osos son animales rápidos, fuertes y hábiles porque su entorno se lo pide. En Estados Unidos tuvimos la suerte de pasar una noche en el Parque de Yosemite y la seguridad que había para los osos era brutal. Te alojas en cabañas en el propio parque y has de guardar toda la comida en cajas fuertes y las papeleras se cierran con mosquetones. Te dan indicaciones en caso de que te encuentres con un oso y te recalcan en que no puedes interactuar con ellos (darles de comer y demás aunque sólo sean oseznos). Al parecer, si socializan con las personas se vuelven muy agresivos ya que se dan cuenta de su poderío contra el ser humano, por lo que pasear por el parque dejaría de ser seguro. Entonces, ¿cómo es posible que ese oso en la televisión no sólo socializa, sino que está totalmente sometido a su amo como si de un esclavo se tratase? Una explicación razonable son los terribles abusos que sufren para amaestrarlos, tal y como muestra Frank en su vídeo.

El el mismo explica (y muestra) perfectamente qué hay que hacer para domesticar a un tigre, un elefante, un oso… Todos esos animales salvajes que deberían vivir en libertad, desarrollando su “animalidad” al igual que el resto de su especie. Los separan de sus madres al nacer, viven en una caja, palos, torturas de cualquier tipo y condenados a vivir en una jaula en resto de su vida.

Son animales avocados al sufrimientos, son criaturas muertas en vida con la agonía más larga y dolorosa del mundo.

Si bien ya tenemos que aguantar (que no respetar) esos circos a los que los padres llevan a sus hijos y que también se deberían erradicar, ahora te lo ponen gratis en la tele. Qué triste ver a la retarded de Soraya reírse como una estúpida mientras el pobre oso daba palmas. Pero vamos a la chica esta tampoco le puedes pedir más que te cante un Poyeya. Y los niños estos, los Gemeliers… ¿no deberían estar en el colegio?. Y el resto de gente que no sé ni quiénes son… Deshechos televisivos aplaudiendo la violencia animal. ¡Bravo!

Si os atrevéis a ver este lamentable momento televisivo aquí os lo dejo  Ver programa

Yo espero lo mismo que dice Frank, que los que no habéis maltratado animales y que incluso según afirmáis os encontráis en defensa de los mismos, hagáis una declaración pública condenado este tema. Porque sino seréis cómplices de esta tortura y habréis apaleado a esos seres con vuestras propias manos.

Los animales no son espectáculo, son seres vivos. El único ser vivo que debe exhibirse es el hombre, porque él tiene la capacidad de decidir sobre su destino.

Y a vosotros, maltratadores animales y sus secuaces, sólo os digo una palabra KARMA. Estáis avisados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *