Ensanche de Vallecas, en tierra de nadie

ensanche de vallecas
Ensanche de vallecas

Todos conoceréis los famosos grupos de Facebook de Eres de Madrid si…, eres de Vallecas si… donde un montón de personas cuentan aspectos de su barrio que todo el mundo conoce. Lees los comentarios y te vuelves nostálgico a la par que te reconoces en cada uno de ellos.

No sé si este se encontrará entre ellos, pero yo añadiría que “Eres de Vallecas sí… no vives en el Ensanche”. Porque el Ensanche no es Vallecas, eso lo sabemos todos. O por lo menos es lo que nos han hecho entender algún vallecano de pro, que suelta tal sentencia como si los que viviésemos en el Ensanche fuesemos algo parecido a escoria.

El que el nombre de “Ensanche de Vallecas” o “PAU de Vallecas” lleve incorporado la palabra Vallecas es algo hecho al azar, no significa que sea “del barrio”. Realmente podría decirse que el Ensanche de Vallecas es tierra de nadie, un país independiente, los judíos vallecanos, a los que nadie quiere.

Los ingenuos catalanes liando la de dios es cristo para conseguir su independencia y nosotros la tenemos sin pedirla. Deberían prestar atención a nuestra situación si quierer desprenderse del territorio español. Es tan fácil como llamarse Ensanche de España y listo. Así te dicen que no eres de España, ¿cómo vas a ser España si vives en el Ensanche? Es que pareces gilipollas. El Ensanche no es España, todo el mundo lo sabe. Señor Mas, siga mis recomendaciones y no necesitará ni consulta. Con cambiar el nombre de su “país” lo tiene todo hecho.

Todos los niños que nacen en el Ensanche no entrarán en el cielo, porque los niños del PAU han nacido en el limbo de la nada. A los pequeños angelitos no le podrán hacer el dni, porque no tienen casa. Han nacido en la galia vallecana, un fortín de personas jóvenes que viven entre avenidas grandes y limpias donde el aire hace que se doblen esos arbolillos que no tienen más de diez años. ¿Cómo va a ser eso Vallecas? En los valles no suele correr el aire, y no iba a ser menos el Valle del Kas. Y los árboles son centenarios, así como la mayoría de sus moradores. El ensanche no cumple semejante máxima, así que no pueden ser “del barrio”

Y yo gallega de varias generaciones con mezcla catalana, que todavía guardo en mi apellido, intento adaptarme “al barrio” sin alcanzar ni siquiera de lejos el poder pertencer a él. ¿Vives en el Ensanche pero eres de Vallecas de antes? Ya lo hemos rematado, encima inmigrante. ¿Cómo voy a considerarme vallecana? Porque en Vallecas vive gente “del barrio” de toda la vida, descendientes de la mismísima “Estanquera”, los del Ensanche ensuciamos una estirpe que llevan promoviendo durante años para sigan puros los vestigios de la raza vallecana. Si paseas por cualquier calle del Puente, Nueva Numancia, Portazgo… no verás ninguna mezcla de razas. Todos los que allí habitan son herederos directos de la señora Estanquera, una raza pura, sin manchas.

Tenía que haber comenzado mi período de adaptación en cualquier calle adyacente a la Avenida de la Albufera para así poder decir que algún día he vivido en Vallecas. Pero no, craso error, he elegido el Ensanche, ese terreno que han ampliado desde Villa de Vallecas, pero lo siento, no pertenecemos “al barrio”

Algunos vallecanos podrían proponer levantar “el muro de vallecas” para separarse de la zona nueva “del barrio”, junto a los que han obligado a vivir. Porque al fin y al cabo, en Ensanche no es Vallecas. Lo que me lleva a dirimir una serie de extrañas cuestiones. Si no es Vallecas… ¿por qué me tengo que dirigir a su ayuntamiento para tramitar cualquier tipo de papeleo?, ¿por qué se llevan parte de mis impuestos? Quizás nos venga bien el levantamiento del muro y todo…

Supongo que esta lucha encarnizada para decidir si eres de Vallecas o no… lleva sucediéndose año tras año a medida que fueron apareciendo zonas nuevas en “el barrio”. Al principio Vallecas era el Puente y Villa de Vallecas (seguro que para los del puente, los del pueblo no era Vallecas) y seguro que las nuevas zonas que se incorporaban “al barrio” tuvieron que pasar algo parecido al rito del pañuelo para ser acogidos en el seno vallecano. Pero al final van abriendo sus brazos y acogiendo a los intrépidos nuevos en su seno. Porque hoy Miguel Hernández ya es Vallecas.

Me gustaría que me explicasen que tengo que hacer para ser “del barrio”. He ido muchas veces al Rayo, me he bebido unos litros en el Azorín, he parado en el Hebe, he subido y bajado la Albufera un millón de veces y hasta suelo escribir Vallekas (con k, como debe ser). Ahora vivo en el Ensanche y me dicen que no soy de Vallekas. Ya no sé qué más me falta… ¿qué tengo que comprarme un disco de Ska-P? Podría hacer de tripas corazón y pasar hasta semejante prueba.

Acogednos o no, está en vuestra mano. Yo a nuestro favor digo que somos gente de bien. Que nuestros bares molan (eso sí, son un poco más caros pero también más renovados), y que nuestros parques no. Está claro que en eso no tenemos nada que ver con Vallecas. Vuestros parques se salen por todas partes.

Por otra parte, aquí hay mucho sitio para aparcar. Podréis dejar vuestros coches  y bajaros en metro a vuestras casas del centro de Vallecas. Porque sí, tenemos metro también. Línea azul de hecho. Anda, ¿que es la misma que la vuestra?

Yo ya no puedo suplicar más, queremos ser vallecanos. ¿Nos dejáis? Espero que la respuesta sea un sí, porque os juramos que no volvéis a poner un pie en La Gavia.

Y sí, lo he escrito desde mi casa, porque a la tierra de nadie también llega la adsl.

Desde el mordor vallecano con todo mi amor

Una gallekana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

18 + 14 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.