Gafas redondas, crimen y castigo

gafas redondas
Topogafas

El ser humano se encuentra en peligro. Permanecemos impasibles ante una plaga que asola poco a poco el planeta tierra y no hacemos nada. Es más, cada día muchas personas se unen al enemigo bajo la ley “si no puedes con ellos, únete”. Yo me veo en la necesidad de luchar, de pelear por todos nosotros y por la supervivencia de la raza humana. No podemos dejar que nos invadan, como si de un Napoleón cualquiera se tratase. Los topos son mucho, pero podemos con ellos. ¡Únete a la lucha! ¡Juntos podemos resistir!

Si señoras y señores, gatos y gatas, perros y perras, como habréis podido comprobar hay topos en cualquier esquina. En el metro, sobre el asfalto de las grandes ciudades, en el campo, en los desfiles de moda. Esos seres con anteojos redondos son una pandemia a erradicar de cualquier lugar. Suelen ir ataviados con lo último de lo ultimo, los de hoy en día son topos fashionistas. Nada tienen que ver con Topo Lennon o Topo Ono, fieles a la más pura y febril moda hippie. No, hoy los topos modernos se reconocen de manera distinta, sobre todo las topas. Ellas pueden ir con diferentes uniformes.

Topa sport: con su chándal, sus zapas guapas y en modo desaliñado informal. Y sus coloridas gafas de sol redondas de colores, de esas que dejan ver los inquietantes ojos.

Topa hippie chic: emulan a Topo Lennon y Topo Ono, pero con ropajes caros aunque parezcan de mercadillo. Su must: gafas de sol redondas con borde dorado. Classical lady.

Topa Profecía: como el niño que da nombre de la película, llevan bermudas de colegial (de pinza y por encima de la rodilla), calcetines subidos por encima de los tobillos y zapatos de chico. A lo mejor improvisan con algún poncho, para feminizar el asunto. Sus gafas redondas serían bien oscuras, para producir más terror aún, por si no tuviésemos suficiente con su atuendo.

Topa Floral: intentan camuflarse entre la maleza que suele haber en todas las polutas ciudades, con estampados de florecillas que les da un aire infantil. Llevan gafas redondas bien grandes, para sencillo ya está el estampado.

Topa Homeless: atuendos amplios, chaquetas de lana con bolas, y gorrito de lana aunque haya 40 grados en Los Ángeles. Gafas redondas con las letras de Chanel, para que se vea que su vagabundismo es solo de postín.

gafas redondas

Pero no solo del sol vive el hombre, y también hay topas que necesitan gafas normales para ver. Y como no podría ser de otra manera, tienen que ser redondas. Lo que desconocía es que Ana Rosa Quintana fuese topa también, además de fan de Harry Potter, y esta mañana se ha calzado unas gafas de ver redondas que ríete tú de Halloween.

Y es que queridas hermanas ajenas a cualquier tipo de biblia, ya sea el Vogue o la de toda la vida, las gafas redondas son lo mássssssssssssssssssssssss. Aunque parezca que te han pintado dos ojos enormes de Snoopi en la cara, que hace que tengas más pinta de mosca que de persona, tienes que llevarlas. Entiendo que si tienes un poco de personalidad, y JAMÁS te han gustado esos cacharros que no favorecen a nadie digas, “eso se lo va a poner la madre del topo, más conocida como topo-ta-madre”. Y sí, ella es la culpable de parir a semejante prole. Como bien afirma el dicho popular, la culpa es de las madres que las visten como topas.

topo

Porque tú, inculta de barriada marginal, pensabas que esas gafas solo se las ponían los ciegos, porque los pobres no pueden ver cómo les queda semejante aparato en su rostro. Sí, yo también creo que el Lazarillo de Tormes era un desgraciado, que encima de robarle al ciego, no le dijo nunca lo mal que le quedaban las gafas. Por eso, aquí me encuentro yo: adalid del buen gusto y sinceridad máxima. Topos y topas, estáis horribles, ridículos, nauseabundos. Podría calificaros como el excremento putrefacto de la sociedad, pero sería una temeridad por mi parte. Así que no llegaré a pronunciar semejante osadía.

lazarillo

Pero las gafas redondas proliferan como tipo de peste que es. Es un problema que se está convirtiendo en algo serio, no son simples habladurías. Tenemos que estudiar una manera de erradicarlo de raíz. No sabemos el tiempo que nos llevará pero podríamos crear una Plataforma Antitopas y crear una estrategia infalible para acabar con esta pandemia. Entiendo que penséis que nos va a llevar mucho tiempo, y que estamos en una permanente cuenta atrás. Tranquilos, yo ya he hecho el trabajo sucio por vosotros. Tengo la fórmula mágica para erradicar esta fiebre por las gafas redondas: esperar unos cuantos meses a que se pasen de moda.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

18 + catorce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.