Día 5 Welcome to the Wild Atlantic Way, cómo conducir por la costa irlandesa

Wild Atlantic Way

El quinto día amaneció súper nublado para lo que sería nuestro día de road trip por la costa de Irlanda, o lo que es lo mismo la Wild Atlantic Way. En mi mente tenía nuestro maravilloso día por la Costa Oeste de Estados Unidos, cuando recorrimos la Pacific Coast Highway Route, desde San Francisco a Los Ángeles. El día comenzó igual de nublado y se fue despejando a medida que nos aproximábamos a Los Ángeles. Si era la mitad de bonito que lo que vieron nuestros ojos en Estados Unidos, estaba más que conforme.

vuelo barato a japonInch Beach, una preciosa playa en la Wild Atlantic Way de Irlanda

Wild Atlantic Way

Cogimos el coche y nuestra primera parada fue la Inch Beach, que de inch tenía poco, porque era bastante grande. Hacía un viento de mil demonios y un frío que para qué, pero estaba feliz con la “brisa” del Atlántico en mi cara. No sé, a mí es algo que me relaja y que me recuerda mucho a casa.

Con las botas de goma puestas, volvimos a entrar al coche para seguir con nuestra expedición de hoy.

icono irlandaDingle, un pueblo marinero con un delfín de reclamo

dingle irlanda

Wild Atlantic Way

dingle irlanda

Nuestra siguiente parada fue Dingle, un pueblo muy pintoresco que tienen de “mascota” a un mítico delfín. Desde Delfy, tu fiel amigo, no había visto otra pasión igual por un delfín. Y es que es normal, porque Fungie (así se llama el animalico) atrae a cientos de turistas a este singular pueblo del condado de Kerry. Aunque nosotros no nos sumamos a la expedición marítima que se lleva celebrando desde 1983 en busca del amigo del mar por razones “de peso” (mi embarazo), os recomendamos visitar este pueblo marinero que tiene mucho encanto.

icono irlandaOratorio de Gallarus, la iglesia paleocristiana mejor conservada de Irlanda

que ver en irlanda

oratorio gallarus

Nos volvimos a subir al coche y yo ya empecé a notar los efectos de los sinuosos caminos costeros irlandeses en mis casi siete meses de embarazo. Me mareaba bastante y estar subiendo historias a Instagram tampoco ayudaba. Así que tuve que alejarme del mundo social media durante ese día completo. Por lo menos lo dejaría para las paradas técnicas del momento. Aunque entre tuitear y hacer fotos, me quedaba poco tiempo para más. Y también queríamos disfrutar de nuestro “penúltimo” viaje en pareja antes de convertirnos en familia.

Nos volvimos a subir al coche y yo ya empecé a notar los efectos de los sinuosos caminos costeros irlandeses en mis casi siete meses de embarazo.

El Oratorio Gallarus es muy austero pero no por ello falto de encanto. Para entrar hay que pagar entrada, pero a nosotros nos la incluía la Heritage Card. El pequeño oratorio tiene forma triangular y está muy bien conservado. Es de lo poco que queda de esta época tras las invasiones vikingas.

icono irlandaIglesia Kilmalkedar, un enclave maravilloso mirando al mar

Wild Atlantic Way

que ver en irlanda

Wild Atlantic Way

Si hay una cosa que me ha gustado sobre todas las demás de esa ruta, además de la belleza que se estaba plantando ante mis ojos, fue la ausencia de personas en la ruta. El plantarte ahí, ante vestigios de miles/cientos de años y poder disfrutar del sonido del silencio fue algo impagable.

El plantarte ahí, ante vestigios de miles/cientos de años y poder disfrutar del sonido del silencio fue algo impagable.

Esto nos ocurrió en la Iglesia de Kilmalkedar, una iglesia románica del s XII que mantiene en pie su fachada y poco más, pero se encuentra en un enclave maravilloso. Digna de incluir en tu ruta por la Wild Atlantic Way.

icono camaraMiles de puntos fotográficos en la Wild Atlantic Way: di hola a las típicas ovejas de Irlanda

Wild Atlantic Way

Wild Atlantic Way

ovejas en irlanda

Y si hay algo que me enamoró de Irlanda además de todo lo evidente, fueron las simpáticas y preciosas ovejas irlandesas. Esas bolas de pelo gigantes con el rostro oscuro que te observaban interesadas desde el interior de sus parcelas verdes. Su situación sobre ese manto verde y el Océano Atlántico de fondo era sencillamente espectacular.

icono castilloAdare y sus cottages, uno de los pueblos más bonitos de Irlanda

adare

Llegamos a Adare en el condado de Limerick, conocido por ser uno de los pueblos más pintorescos y bonitos de Irlanda. Una pena que la lluvia decidiera acompañarnos en ese momento y no pudimos disfrutar de su castillo y su paseo lleno de cottages como es debido. Los cottages son unas construcciones típicas del medio rural inglés de una sola planta y techos de paja.

icono castilloLimerick, la que fue un día mi casa irlandesa

Llegamos a Limerick y me inundaron los recuerdos. Hacía 20 años fue mi hogar durante un verano y, a pesar de no ser una ciudad con millones de cosas para ver, para mi tiene un gran encanto.

Nos dirijimos al Bed and Breakfast Coonagh Lodge y el dueño no podía ser más amable. Os recomiendo encarecidamente que si tenéis pensado pasar por Limerick o las inmediaciones, os alojéis aquí porque solo la hospitalidad de la familia merece muchísimo la pena. Además de recibirnos puntual a la hora que llegamos, nos recomendó un montón de lugares para comer y beber en Irlanda, los lugares que visitar y estuvimos charlando con él un buen rato.

He de deciros que en Irlanda la gente es muy hospitalaria y cálidad. Nuestra experiencia en todos los Bed & Breakfast de Irlanda es súper positiva.

Wild Atlantic Way

Nos dimos un paseo por la ciudad bajo un manto de llovizna y rodeados de personas en manga corta fuera de los pubs con ganas de salir de fiesta. Lo más destacado de Limerick es la Catedral de St Mary y el Castillo del Rey Jorge. Pasear junto al río puede ser una actividad deliciosa, incluso con el aire frío que nos estaba sonrosando las mejillas y la nariz.

Con el frío metido en el cuerpo nos refugiamos en The Locke, un pub que nos había recomendado el dueño del B&B y que fue de los mejores del viaje. Con actuaciones en directo “imprevistas”, sin previo aviso se pusieron a bailar en medio del pub y una comida más que correcta, es un lugar recomendable donde comer en Irlanda.

En definitiva, un broche de oro perfecto a un día que comenzó espectacular por la Wild Atlantic Way.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.