Día 6 Acantilados de Moher: precipicios esmeralda afilados como cuchillos

acantilados de moher

Amanecimos muy descansados en Limerick, esa localidad en la que viví un verano hace como 20 años. Después de un desayuno especial casero, emprendimos camino hacia el Norte. Hoy tocaba uno de los mejores días del viaje (me gustaría saber cuántas veces he dicho esto), pero esta vez sí que sí. Iba a volver a un lugar espectacular, y me gustaría saber si seguía igual de bonito que la última vez.

icono castilloCastillo de Bunratty, hogar de vikingos en tierras irlandesas

castillo de bunratty

castillo de bunratty

El Castillo se encuentra en el condado de Clare, muy cerca de Limerick. Es un castillo que data del siglo XV se encuentra en un terreno en el que se instalaron los vikingos a comienzos del siglo X.

El Castillo fue nuestra primera parada del día y aproveché para hacerme esta bonita foto en la que presumía de tripón de casi siete meses.

excursion a nikkoAcantilados de Moher, una de las auténticas maravillas de la naturaleza

acantilados de moher

acantilados de moher

Nos subimos al coche para visitar uno de los lugares más bonitos que visitar en Irlanda. En el camino puedes disfrutar del paisaje de sinuosos caminos irlandeses repletos de verde y muy cerca del mar. Nosotros hicimos una pequeña parada en un pueblo llamado Ennistymon que tenía una bonita catarata.

A los acantilados de Moher puedes ir en coche y aparcar en el parking del parque. La entrada de la cobran en el parking y fueron unos 6€ por adulto. ¡Todo sea por preservar ese maravilloso lugar del mundo!

Nosotros hicimos una pequeña parada en un pueblo llamado Ennistymon que tenía una bonita catarata.

Los acantilados de Moher siempre ha sido un lugar del que he hablado al que es mi fiel compañero de viajes desde hace 15 años. Sabía que iba a ser un lugar del que se enamoraría, y no me equivocaba. ¡Lo fuerte es que no consiguiésemos ir hasta este año!

acantilados de moher

acantilados de moher

Nos paseamos por todos los acantilados disfrutando de cada rincón y respirando la sana brisa atlántica que nos golpeaba la cara. El sol se mostró tímido esa mañana, pero fue suficiente para resaltar el color esmeralda del precipicio oceánico. No tengo ni idea de cuántos disparos se produjeron en mi cámara, pero solo os digo que no me hubiesen llegado 5 carretes.

En los acantilados de Moher se encuentra la Torre de O’Brien, un lugar que parece diminuto junto a las enormes paredes verdes. Puedes acceder a su interior y subir a su tejado, donde disfrutar de unas vistas panorámicas de los acantilados de Moher.

acantilados de moher

acantilados de moher

En la parte izquierda de los acantilados puedes caminar bajo tu responsabilidad, ya que no está abierto al público. De hecho pone varios avisos de propiedad privada. Nosotros nos acercamos uno poco para hacer alguna foto del otro lado, pero tampoco me podía apetecer hacer el cabra con mi barriga de embarazada.

icono irlandaDel verde esmeralda al grisáceo Burren

burren irlanda

burren irlanda

cottages irlanda

Si hay un lugar en Irlanda que nos sorprendió fue el paisaje lunar del Burren: una infinidad de terreno en piedras pequeñas que parece un mar gris sobre el suelo. Y después de tanto verde esmeralda y azul de profundidad atlántica, nuestros ojos no abarcaban tanto cambio de color.

que ver¿Qué ver en el Burren?

Si hay un lugar en Irlanda que nos sorprendió fue el paisaje lunar del Burren.

Dolmen Poulnabrone

burren irlanda

Abadía de Corcomroe

abadía de Corcomroe

abadía de Corcomroe

abadía de Corcomroe

Castillo de Dunguaire (aquí podrás subir para ver las vistas)

castillo dunguaire

castillo dunguaire

icono irlandaGalway, una de las ciudades más bonitas que visitar en Irlanda

Si hay una ciudad que ganó nuestro corazón y no sorprendió de sobre manera fue Galway. Una ciudad con mucho color que respira vida y expira música por sus cuatro costados.

Galway: Una ciudad con mucho color que respira vida y expira música por sus cuatro costados. 

Lo primero que hicimos al llegar fue descargar en el Bed & Breakfast y nos fuimos directamente a uno de los pubs más famosos de Gallway: el pub Tig Coili. Nos tomamos una cerveza y disfrutamos de la música en directo. Bueno, si os soy sincera, yo no disfruté de ninguna cerveza porque no había sin alcohol. La verdad es que me costó encontrar a lo largo del viaje, de hecho me confirmaron que no había cerveza irlandesa sin alcohol.

Un día memorable que no se nos iba a borrar de nuestra retina y que, siendo sinceros, iba a ser bastante difícil de superar 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *