El Asador del Abad, tu también pecarás…

Sigo con la misión inexpugnable de convertirme en exploradora senior de los restaurantes de toda la Comunidad de Madrid. Me temo, que si sigo a este ritmo, seré la siguiente frecuentadora senior de los Centros Especializados en Dieta.

Como habréis comprobado en anteriores post, especialmente justo el de la semana pasada, soy todo lo contrario a una vegetariana crudívora. Disfruto de la carne en su esencia, hasta tal punto, que sé apreciar la buena calidad con un sutil vistazo. Por ello, cada vez que afirman que “en este sitio ponen una carne espectacular”, agarro el bolso y tiro para allá.

El Asador del Abad es uno de esos lugares, de los que mis amigos me habían hablado una y otra vez, pero que no había surgido la ocasión de ir. Siempre había escuchado alabanzas de sus espectaculares entrecots, su tierno solomillo, o la sabrosa hamburguesa, hasta que he podido comprobar la veracidad de tales afirmaciones, que ciertamente no eran baladíes.

En el Asador del Abad la calidad del producto es excelente, la cocina perfecta y la atención de 10.

¿Necesitas más motivos para acudir a hacerles una vista?

Un jueves cualquiera nos reunimos por un motivo que no viene al caso, una celebración espontánea, una reunión casual. Uno de mis amigos, con hambre insaciable, sugirió visitar El Asador del Abad, regentado por Chano, que es por cierto ¡encantador!. Por si faltasen motivos de peregrinación, se añadió que:

De martes a jueves hay dos por uno en hamburguesas.

En los tiempos que corren, es un supuesto más que suficiente para que te animes a salir de casa y compartir gastos con alguien. O por qué no, si eres de apetito voraz, atreverte con dos hamburguesas y pagar solo una. Aunque a mí me parece imposible, sé de buena tinta que se consigue. E incluso cuenta la leyenda, que uno se comió un postre después… Hoy descansan sus restos en el cementerio de la gula jajajaja

 

oferta

Pero no solo de carne vive el hombre, así que el Asador del Abad te ofrece un montón de raciones para entrar en calor antes del segundo plato. En mi caso, probé unas deliciosas y crujientes tiras de pollo que fueron perfectas mientras esperaban. Además, de los pequeños cachitos de ave, no pude resistirme a pedir un plato de lo más divertido. Me explico. Una especie de solitario celta, donde en vez de bolitas, sus agujeros estaban rellenos de queso provolone, tomate y jamón. Así jugar mola más, ¿o no?

Después de los entrantes, llegó el festival de carne. Para cenar nos apetecía hamburguesa y comenzó el desfile. Carne jugosa, hecha en su punto, combinada con los elementos que más te apetecían. Porque además de buena carne, el Asador del Abad ofrece cinco diferentes tipos de hamburguesa entre los que te costará elegir.

Los más valientes llegarán al esperado postre y los cobardes, no podremos evitar quitar dos o tres cucharadas “para probar”. Mi recomendación: la tarta de queso. Es un gran final a una perfecta sinfonía caníbal en un ambiente familiar, logrado por Chano y sus secuaces. Un lugar 100% recomendable para probar… ¡y repetir!

¿Cómo llegar? El Asador del Abad se encuentra en la Paza de Padrón nº 17. Si quieres asegurarte la mesa, ¡haz tu reserva!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *