Toreros, asesinos a sueldo

Toro y torero
Un toro en un Spa recibiendo acupuntura sobre una deliciosa capa de mermelada de fresa

“No hay nadie que ame más a un toro que un torero” Estas son las escalofriantes declaraciones del torero, Francisco Rivera, hijo del fallecido torero Paquirri y de la finada reina del papel cuche Carmina Ordóñez y ex cuñado de la Duquesa de Alba, hoy de rabiosa actualidad con motivo de su muerte. Creo que he hecho una creepy biografía ahora mismo.

Son unas declaraciones dignas de analizar porque además, se producen en respuesta al manifiesto sentimiento antitaurino Risto Mejide en su programa “Viajando con Chester”. Hasta hoy había escuchado diferentes argumentos de defensa de la que se enarbola como fiesta nacional por excelencia, pero hasta hoy ninguna me ha hecho reír a carcajada limpia.

“Yo amo más que nadie a los toros porque yo doy mi vida por ellos, ¿tú das tu vida por los toros?” Es un alarde de patriotismo en toda regla. El manifiesto es muy parecido a todos aquellos que dan su vida por la patria y que tiene en común que a ninguno se les daba bien estudiar. Esto en cuanto a la léxica de la frase, ahora vamos a analizar la soplapollez que ha soltado por su boca el que tantas veces se quejó de la persecucción de los papparazi para henchir sus bolsillos de billetes gracias a las portadas de Hola.

Ahora vamos a analizar la gran sentencia de un señor al que el colegio le suponía parecida tortura a las banderillas. Ah no calla, que dicen que ellos no torturan a los toros, ya que en su defensa afirman que el umbral del dolor de este animal es muy superior a lo que se piensa. Esto se lo contó su primo el toro de Osborne, que afirmó en una entrevista a El Mundo que las banderillas y la lanza esta que les clavan, son como la acupuntura para los seres humanos. Un toro disfruta con las banderillas, el rollo de la sangre es mero decorado.

Vuelvo con la frase que me enrolligno (enrollo-indigno). Si el motivo para no tachar a los toreros de asesinos de toros es que ellos aman a los toros porque dan su vida por ellos… Se entiende que, un torero se “enfrenta” a un toro, con la posibilidad de perder su vida en el intento. Solo quedará uno. Así que, cuando vuelva mi pareja de trabajar (sí, ese término desconocido para muchos) nos hinchamos a ostias para demostrarnos cuanto nos queremos? Tendrá que ganar uno y el otro hacerlo muy bien, echarle huevos, para que el ganador considere el indulto por recompensa. Porque como dice Fran Rivera “no todos los toros se merecen el indulto”. Tócate las bowlings. Sacan al animal para humillarlo, le clavan cosas, lo marean de un lado para otro y cuando consideran que se lo merece, le salvan la vida (es decir, casi nunca) Y todo esto lo decide una persona cuyo intelecto está basado en unas normas propias del medievo, que disfruta viendo sufrir a un animal.

Señor Fran Rivera, dar tu vida por alguien significa efectivamente que amas infinitamente a esa persona. Tanto, que si ves que la van a atropellar te lanzas para salvarle la vida aunque te cueste la tuya. Que si viviéseis en Gotham y os fuese a matar el Joker, dirías “No le hagas nada, llévame a mi”. No sé que tiene que ver eso con salir a matar al “que amas”.

De hecho Risto también se aventuró a llamarlo asesino, a ese supuesto se podrían acoger el gremio de asesinos del mundo. Ya estoy a Charles Manson “no hay nadie que ame más a las personas que yo porque doy mi vida por ellas, aunque al final sea yo el que se la quita oiga” Le falta añadir… que hubiesen atacado ellas primero, no te jode…

Lo que se debe reconocer es la originalidad del argumento de Fran Rivera, sí señor. Me lo apunto junto a: “es que es tradición”, “da empleo a mucha gente”, “si no hubiese corridas de toros, el toro de lidia no existiría” y a lo que le rebato con “la Inquisición también fue tradición”, “los campos de concentración también daban trabajo a mucha gente”, “¿toreamos al lince ibérico para evitar su extinción?”

Quizás Risto Mejide se confundió al tildar a este torero de asesino en serie después de confersar que había matado a 3.000 toros. Risto, no es un asesino en serie, es un asesino a sueldo, y a mucho sueldo. Tanto, que con lo que el recibe daría de comer a todos los ganaderos para que criasen a esos toros con el mismo mimo con el que afirman que lo hacen. Pero claro, él es torero porque ama al toro, nada más.

Dice también que no son asesinos porque ellos torean, el dar muerte a un toro es parte de “la faena”. Así que cuando matan al toro lo miran a los ojos y le dice “menuda faena”. Además, el sinónimo matador es algo baladí, una definición inexacta de la palabra torero, porque oye es un gaje del oficio dentro de la maravillosa “faena”.

“Yo no voy y digo… hoy voy a matar a un toro… digo no no, yo voy a torear” Vamos que en definitiva, ellos salen a torear y se le va de las manos. Es como cuando te dicen “no cariño, yo fui a casa de mi amante a tomar café, pero al final lo de follar está dentro de la faena de infiel” El ser humano es así, va por el mundo con buenas intenciones pero al final oye, es que el toro va provocando. Menando sus astas de un lado a otro, esa mirada seductora, sus curvas imposibles. ¡Oh señor, cómo no voy a pecar!

Muchas veces salen en la televisión casos de padres drogadictos que mueren y que luego sus hijos se enganchan a las drogas. Y piensas… ¿cómo es posible? Después de ver lo que le pasó a su padre… ¿no sería lógico que su hijo se alejase de lo que mató a su progenitor? Parece que la tauromaquia es algo parecido a las drogas, porque sino no es entendible que Fran Rivera se haga torero después de que uno ganase la batalla a su padre en un ruedo. ¿Ganas de venganza? Pues sí que es rencoroso el muchacho, porque con uno que hubiese matado vale.

La tauromaquia no es arte. Arte es la pintura. La tauromaquia no es cultura. Cultura es García Lorca. La tauromaquia no es una lucha. Lucha es el boxeo. La tauromaquia es un espectáculo deleznable, inhumano, inmoral que debería ser erradicado de la faz de la tierra.

Si ser español significa seguir esta deplorable tradición, yo no lo soy.

7 Comments

  • Vergüenza ajena me da, que nos identifiquemos con ese festejo. Como bien dices, lo que suelta ese “señor” por la boca son soplapolleces. Pero claro, tiene que ser difícil que una persona, en su sano juicio, justifique que le guste matar…

  • Asesino es el que mata a una persona. Un asesinato es el hecho de matar un humano a otro humano. Matar a un animal no es un asesinato. Usemos el idioma con propiedad.

  • Asesino es el que mata a una persona. Un asesinato es el hecho de matar un humano a otro humano. Matar a un animal no es un asesinato. Usemos el idioma con propiedad.

    • Primeramente muchas gracias por escribir! 🙂 En cuanto a usar el idioma con propiedad… La Real Academia de la Lengua Española contempla, en segundo lugar, el significado de la palabra asesinar “Causar viva aflicción” por lo que no considero el mal uso del idioma en esos términos.
      Si usted refiere el mal uso en cuanto a términos legales, le invito a reflexionar sobre las figuras retóricas que ofrece nuestra literatura. Por lo que podría llegar a interpretar el titular como: símil o comparación, hipérbole o incluso sarcasmo o ironía. Figuras, que todos utilizamos al interpretar las palabras de algunos toreros al afirmar que “aman al toro sobre todas las cosas” sin seguir al pie de la letra su significado, para así evitar caer en zoofilia (Amor a los animales) o idolatría (Amor excesivo y vehemente a alguien o algo). Significados que también podrá encontrar en la RAE.
      Reciba un cordial saludo y reitero mi agradedicimiento por su amable lectura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *